CEAL 2022

Imagen foto_00000003

Discurso de Francesca Solari, presidenta de CEAL 2022

Queridas alumnas, directora y consejo de dirección, profesoras y auxiliares.
De parte del centro de alumnas, les doy una cordial bienvenida a este nuevo año 2022.

En primer lugar, creo que hoy hay motivo para comenzar agradeciendo. Agradeciendo que, tras 2 frustrantes años en que se nos puso el mundo de cabeza, poco a poco estamos volviendo a la normalidad. Finalmente, luego de tanta angustia e incertidumbre, quedó demostrado que con paciencia y gracias a las fundamentales herramientas proporcionadas por la ciencia y la tecnología, el hombre es capaz de superar una pandemia mundial. Es por esto que este año se nos presenta con mayores esperanzas y un sentimiento de seguridad de que lo peor ya ha pasado. Actividades que fueron suspendidas podrán volver a ser llevadas a cabo y experiencias interrumpidas podrán ahora volver a vivirse. Todo esto, en mi opinión, aunque la distancia y el uso de mascarilla sigan siendo parte de un protocolo indispensable, es razón suficiente para comenzar el período con optimismo y renovados ánimos.

Sin embargo, este nuevo año trae también desafíos: Un lamentable contexto de tensión y violencia a nivel internacional, la persistencia de la crisis medioambiental, el cambio de situación política en Chile, la renovación de nuestra constitución y la aprobación de nuevas leyes, son todas realidades a las que nos tenemos que adaptar y con las que debemos aprender a vivir, pero siempre manteniendo la calma y confiando en Dios, pues la verdadera paz no se encuentra más que en el interior de cada persona.

Ante cualquier obstáculo, como albamarinas, lo mejor que podemos hacer en este momento, es reconocer el deber que a cada una nos corresponde y cumplirlo con alegría, cueste lo que cueste, ofreciéndolo a Dios y a los demás. De esta manera estaremos siendo ejemplos de mujeres resilientes, que ante la adversidad son capaces de cumplir con su parte y contribuir, además, en la labor de quienes las rodean, creando un ambiente de solidaridad y crecimiento tanto personal como espiritual.

Por otro lado, como CEAL queremos desear a las alumnas nuevas que se sientan cálidamente acogidas por sus compañeras, y que encuentren pronto en el colegio un hogar donde hagan buenas amistades y aprendan cómodamente.

A cuarto medio, le deseamos un increíble y bien aprovechado año en que, además de terminar de desarrollarse como las geniales mujeres que saldrán al mundo, disfruten y lo pasen bien, para que durante las etapas que vienen, recuerden con una sonrisa al Albamar; lugar donde aprendieron, rieron y lloraron, pero por sobretodo, fueron felices.

También, queremos agradecer de antemano la excepcional labor de las profesoras, que con extrema paciencia encuentran siempre la mejor forma de enseñar a las alumnas, tomando en cuenta tanto habilidades, dones y virtudes como defectos y dificultades de cada una de ellas. Agradecer el tremendo trabajo de nuestros auxiliares, sin cuya impecable labor el colegio no sería capaz de funcionar, y a Don Daniel, que no falla al momento de guiarnos por el camino de Dios.

Para terminar, de parte de todas las alumnas, deseamos que nuestra nueva directora, María José, desde ya se sienta parte de esta gran familia, cuyo sello característico se encuentra en las virtudes, la fe, y la unión de sus miembros, y que lleva por nombre Colegio Albamar.

Me despido deseando a todas un inolvidable año.

Muchas gracias.